Liderando en Positivo

Entrevista a Ángel Simón Grimaldos

  • Ángel Simón Grimaldos
    Presidente ejecutivo de Agbar, director general adjunto de Suez Environnement y presidente de Aqualogy
    Miércoles, 1 de Mayo del 2013

    Es ingeniero de caminos, canales y puertos por la Universidad Politécnica de Cataluña y cuenta con un MBA en dirección de empresas por la Escuela Superior de Administración y Dirección de Empresas (ESADE). En septiembre de 2004 fue nombrado director general del grupo Agbar tras una trayectoria de once años. En 2006 protagonizó la primera gran operación europea de Agbar en el Reino Unido, con la compra de Bristol Water. En 2008 agregó a su cargo la responsabilidad de ser consejero-director general de Agbar, cargo que ostentó hasta su nombramiento como presidente. En junio de 2010, tras la toma de control por parte de Suez Environnement, asumió la presidencia ejecutiva. En marzo de 2013 fue nombrado director general adjunto de Suez Environnement a cargo de la actividad de agua en Europa. Además, Ángel Simón es también el Presidente de Aqualogy, la marca global de soluciones integradas del agua para un desarrollo sostenible.

    Documentos adjuntos

    CV del Invitado

    Contenido de la entrevista

    Transcripción de la entrevista

    En un momento de turbulencias económicas es necesario revisar el liderazgo de nuestro país en materia de gestión de recursos naturales y de respeto medioambiental. ¿En qué punto nos encontramos y cómo afecta el actual marco económico a los recursos que se destinan en este sentido en nuestro país?

    Nos encontramos en un punto de inflexión, nuestro país tiene la oportunidad de encaminarse hacia el liderazgo que requieren los momentos actuales y debe aprovecharlo. Necesitamos, en primer lugar, globalidad. El líder ya no ejerce su influencia sobre un territorio, sino que hablamos de un mundo globalizado donde no existen las fronteras y donde el líder debe ser consciente de que sus decisiones transcienden más allá de su territorio. Conocimiento, el líder tiene que saber de lo que habla pero también hablar de lo que hace. Hoy es más importante el hacer que el hablar. El líder debe contar con la autoridad de haber realizado las acciones que se esperan de él y por tanto poder hablar con conocimiento de causa compartiendo siempre su conocimiento con sus seguidores. Cuando hablamos de compartir, hablamos de internet. El liderazgo no puede olvidar que, a día de hoy, cualquier conocimiento o acción se comparte inmediatamente en red. España necesita una cierta renovación en ese sentido para poder estar a la altura de estos tres desafíos necesarios para la figura del líder. Por otra parte, en materia de recursos hidráulicos y en materia de medioambiente nos encontramos en un continente puntero y por ese motivo somos referencia. Independientemente del nivel de crecimiento de un país o de un continente, sin duda, Europa es el referente. España, sin embargo, todavía cuenta con cierto recorrido que llevar acabo antes de alcanzar el nivel europeo. Para ello contamos con una herramienta clave. Contamos con los profesionales capacitados para la gestión de los recursos. España tradicionalmente ha contado con el talento necesario para realizarlo, ya desde finales del siglo XIX, contábamos con los ingenieros más capacitados para ello, las personalidades dedicadas a esta tarea en el XX han sido numerosas e ilustres y actualmente podemos decir que, sin lugar a dudas, la generación de españoles que se dispone a liderar el sector cuenta con el know how necesario.

    ¿Es posible en el actual contexto de turbulencias económicas y sociales volver a liderar en positivo sin perder de vista los objetivos y compromisos internacionales en el campo de la preservación del medioambiente?

    Es posible si se cumplen las características mencionadas anteriormente, globalidad, conocimiento y capacidad de compartir. España y Europa han conseguido establecer un funcionamiento social y estructural basado en valores adecuados que sigue siendo referente en todo el mundo a pesar de las dificultades macroeconómicas y de deuda que atraviesa. Para realizar una gestión con la que atraer la inversión que necesita Europa y para ser más competitivos es necesario liderar en positivo. La capacidad de mantener los valores en los que se cimenta Europa, el poner en valor el talento y el conocimiento de sus profesionales y la capacidad de atracción de nuevos proyectos es la clave para que el liderazgo vuelva a considerarse positivo y mantenga a España en el camino europeo de referencia internacional.

    ¿Qué papel juegan los empresarios y líderes institucionales españoles en este escenario?

    No hay otra manera de ver las cosas. Si el líder sólo se preocupara de una determinada parte del territorio está claro que no habría futuro. Aunque debemos preocuparnos por nuestro país y centrar nuestros esfuerzos en regenerarlo el líder debe ver a España en el contexto global que comprende el mundo actual.

    Los líderes deben ser capaces de encajarnos en esa globalidad y, a mi modo de ver, es una condición fundamental para lograr una posición ventajosa para la economía española. El mejor lugar para España y sus líderes, pensando en positivo, es Europa y formar parte de las decisiones que se toman a nivel internacional en el viejo continente. Si no tenemos Europa, es imposible pensar en una economía globalizada, ya que la UE constituye un actor fundamental en el contexto global.

    Observando el liderazgo empresarial, y especialmente aquellas empresas que se están convirtiendo en un referente, salta a la vista que se trata de empresas globales. Su mayor parte de negocio está repartida por el mundo. Lo positivo es que su sede sí se encuentra en España pero el ámbito de actuación es global y enriquece a nuestro propio tejido empresarial.

    Gracias a su experiencia internacional y a su participación en consejos de administración multiculturales ¿qué imagen cree que tiene el dignatario internacional del directivo español? ¿Cómo se ve a nuestros líderes desde el exterior?

    La visión del exterior respecto a España pasa por diferenciar la visión colectiva de la individual. Contamos con mayor visibilidad desde un punto de vista individual que colectivo. La valoración de cada una de las empresas o de los líderes de manera diferenciada es mayor respecto a la valoración que se está haciendo del conjunto. El papel que debemos jugar cada uno de nosotros, los líderes, es el de conseguir que se entienda que participamos en un proyecto común tanto a nivel nacional como internacional. El mensaje que transmitimos al exterior debe de ser claro para que la imagen de España y de sus líderes como referentes dentro de ese proyecto común se mantenga al más alto nivel.

    ¿Cuáles son las claves para conducir proyectos, tanto medioambientales, de recursos hídricos, como empresariales hacia el éxito y qué decálogo debe seguir el líder para conducir?

    Los elementos clave son: en primer lugar, claridad en el proyecto a realizar; segundo, compartir ese mismo proyecto con otros agentes que puedan aportar otra visión; tercero, que cada agente (administración pública, la sociedad civil, los medios de comunicación, los líderes empresariales e institucionales) cumpla su papel. Si somos capaces de que esa misma capacidad de gestión y de planificación junto a un esfuerzo de participación por parte de todos, sea real, los proyectos están necesariamente abocados al éxito. Con ese sencillo esquema seremos capaces, entre otras cosas, de atraer fondos y financiar nuestro proyecto, de gestionarlo y de posicionarlos en el mundo. A pesar de la ola de pesimismo que se extiende en el escenario español, tenemos que ser capaces de agrupar estos elementos y generar una sintonía entre ellos con la que se evidencie la fuerza positiva de nuestro tejido empresarial y social para salir adelante.

    ¿Un mensaje positivo para los futuros líderes que en estos momentos se enfrentan a un entorno complejo para desarrollar su carrera?

    Hoy, su mundo, es el mundo. Hoy nadie, y menos un joven líder, puede pensar que allí donde ha nacido, o donde ha estudiado, es el lugar donde realizará toda su trayectoria profesional. El mundo para ellos se ha convertido en un escenario global lleno de posibilidades. El mensaje que los líderes deben transmitir a los jóvenes es que son la generación más preparada que España ha tenido nunca, que las escuelas donde se han formado se cuentan entre las más valoradas a nivel internacional, que deben de contar con un sueño e impulsarlo y que para ello necesitan de otros colaboradores entusiastas y emprendedores como ellos con los que compartir sus proyectos en un medio como internet. Debemos animarle a que se muevan y alcancen sus metas, independientemente del territorio y de las dificultades.