Artículos

Cuando expatriarse es la única opción

  • Jueves, 27 de Junio del 2013 M. Álvarez Novoa y S. Gómez López-Egea en IESE Insight
    La crisis económica ha provocado que cada vez sean menos los directivos que rechazan una oferta de expatriación, incluso en un momento en que el aumento de la demanda para estos puestos ha hecho que las mejoras retributivas ofrecidas sean menos buenas que las de antes. Estas son las principales conclusiones de un estudio reciente con directivos españoles de empresas y multinacionales. La aceptación de esos puestos de trabajo se mantiene al sumarse pluses en función del coste de vida, la calidad de la misma o el índice de peligrosidad. Este mismo estudio también constata que la situación personal y familiar ocupa un lugar muy secundario en la selección de los perfiles, aunque es un motivo importante en la decisión final del directivo. El 96% de los rechazos son por motivos familiares. Cada vez más, el cónyuge quiere mantener el puesto de trabajo por miedo a perderlo en caso de que finalice la expatriación.   (Tiempo estimado de lectura: 4 minutos)