Artículos

Nueva formación

  • Miércoles, 20 de Diciembre del 2017 Nishant Sinha CEOWorld

    La educación ha cambiado, aunque siga una transición en la que se mantiene aún el modelo que todos hemos conocido. Mientras, ya hay universidades que se plantean que el alumno pase el menor tiempo posible en las aulas. Las clases caminan más hacia ser espacios de mentorización para el desarrollo de proyectos marcados desde el propio profesorado. Las bibliotecas también deben replantearse su función. La información en los libros físicos se encuentra ahora en tabletas, ordenadores o el teléfono móvil -¿pronto en gafas de realidad virtual?-. Los padres, a su vez, deben aprender a convertirse también en guías para poder ayudar a sus hijos a gestionar las herramientas tecnológicas y la información que por ella circula -si no es que, como puede pasar a veces, los hijos sepan más que los propios progenitores-. Un interesante artículo en el que se repasa el presente y el futuro de la nueva educación.