Opinión

Conectar con operaciones

  • Miércoles, 18 de Noviembre del 2020

    El departamento de operaciones es una de las válvulas importantes en las empresas. Es quien debe alinear los recursos, tempos y activos para conseguir unos procesos eficientes y eficaces. Para llegar a un engranaje perfecto es necesario que operaciones conecte correctamente con el resto de departamentos.

    Muchas veces el departamento de operaciones parece escondido en el organigrama de la empresa. De hecho, todo backoffice es algo con poca visibilidad, pero con la máxima prioridad para cualquier organización, producto o servicio.

    Operaciones tiene básicamente dos funciones clave. La primera, optimizar los recursos de la organización para conseguir unos procesos eficaces y eficientes. La segunda, conectar con el resto de departamentos para disponer de una visión panorámica que, otra vez, facilite esa eficacia y eficiencia en los procesos.

    Para ello, la dirección de operaciones debe tener la mente puesta en el interno y en el externo de la empresa. Debe saber bien los recursos disponibles, pero también debe conocer el mercado al que se dirige la organización.

    Eso último es muy importante. Si solamente se toman decisiones desde la visión interna, se conseguirá la optimización, pero se puede perder la flexibilidad suficiente para adaptarse a los cambios que presenta el mercado.

    Porque el proceso productivo es uno de los ejes principales de la empresa. Si los procedimientos productivos son extremadamente rígidos, cualquier modificación del mercado dificultará la adaptación de dicha producción a las necesidades reales. Y, actualmente, el consumidor dispone de herramientas suficientes para hacer cambiar con rapidez sus preferencias.

    Vista la importancia de este departamento, no menos lo es su interrelación con el resto de departamentos. Operaciones debe vincularse con ventas para conocer la oferta y el mercado. Con el conocimiento del mercado, operaciones sabrá el grado de flexibilidad del mismo para prevenir cambios. También sabrá la tipología de cliente para ajustar el proceso productivo a esas necesidades. Igual que con ventas, debe tener una interlocución con compras, para ajustar de manera adecuada los suministros de acuerdo con el proceso productivo definido.

    La otra vinculación que debe tener operaciones es con recursos humanos. Operaciones conoce los recursos de talento necesarios, la distribución de los tiempos en los procesos productivos, así como la rentabilidad de dicho talento. Con esa información, puede ajustar la necesidad de redistribución del talento o de la incorporación de nuevo. Aquí es donde entra recursos humanos para ayudar a moldear una redistribución si es necesaria, o para activar la búsqueda de nuevo talento. En cierto modo, recursos humanos permite humanizar, valga la redundancia, la ubicación del talento en los procesos de la organización.

    Operaciones también se debe vincular con las finanzas. A fin de cuentas, precisa inversiones constantes en el ámbito de los recursos. Y, finalmente, no nos olvidemos de la dirección general. Operaciones debe estar también en la definición estratégica de la empresa. Tiene una visión, como hemos dicho, panorámica de la compañía desde el punto de vista de la ejecución. Ello, pues, combina perfectamente con la panorámica de la visión de la empresa a medio plazo.