Opinión

La empresa gacela

  • Jueves, 26 de Mayo del 2016 CEDE

    Gacela viene de la palabra persa ‘ghazal’, que significa elegante y rápida. La elegancia en una empresa gacela se le debe suponer a toda organización porque actúa con ética. Este sería un tema de otro artículo. Aquí nos quedaremos con la rapidez con elegancia que debe desarrollar una empresa, y que los directivos deben considerar para aplicar en sus funciones.

    Las empresa gacela necesita a personas que piensen, decidan y solucionen problemas de forma rápida y con fundamento. La rapidez nunca es enemiga de hacer mal las cosas si parten de un marco sólido y si se hace con claridad y bien enfocadas. En estos momentos, llegar al mercado a tiempo y hacer mejoras continuas está ya en el medio o corto plazo. La empresa gacela tiene todas las de ganar en ese contexto. Los directivos pueden convertirlas en ello si aún no están preparadas.

    El modelo de gestión basado en mercados geográficos y con capacidades competitivas funcionales, y hasta basada solo en precio, está en entredicho. Cuando dominaba, permitía obviar esa rapidez en el cambio de estrategia y de ejecución. Ahora es necesario considerar en la planificación y ejecución a todo el equipo directivo, de forma transversal y con gran apertura de mente.

    Un caso interesante es el de los responsables de sistemas. Los antes directores de IT, ahora Chief Information Officers (CIO) -no confundir con los responsables de innovación, que pueden ser también responsables de información- son ya parte del liderazgo en el negocio de las compañías. Han dejado de gestionar solamente la tecnología para pasar a posiciones ejecutivas en la estrategia. La gestión de la información implica conocer los procesos para aplicar las recetas adecuadas en la consecución de objetivos.

    Ello implica trabajar también en una buena y correcta distribución del conocimiento interno. Es necesario generar procesos para conseguir que todo el conocimiento, de todos los departamentos, fluya por toda la organización. Además, se debe conseguir que el conocimiento externo –proveniente de proveedores, de clientes, y captado en modo ‘observatorio’ o formación- también llegue dentro para que pueda ser sistematizado y aplicado a nuevas estrategias o a procesos.

    Esta realidad implica considerar la multicanalidad en la compañía. Aquí volvemos a revalorizar al equipo de IT. Con una novedad importante: la infraestructura robusta interna debe combinarse con la movilidad de los propios dispositivos. Es una infraestructura más flexible y elástica. El Bring Your Own Device (BYOD) es una oportunidad más que una amenaza. Existen grandes corporaciones que ya han eliminado los ordenadores fijos. Todos, desde la alta dirección, disponen de ordenador portátil. El concepto de seguridad, y de ciberseguridad, por lo tanto, ha cambiado. Se combina la confianza con entornos seguros que imponen la protección de datos y la privacidad de los usuarios.

    Todos estos elementos dan más significado a una empresa gacela. A ello se le debe añadir el cambio en la cadena de suministro. Más que una cadena, se debe empezar a considerar como un ecosistema de suministro. Las interconexiones entre los nodos de ese ecosistema ahondan en la mayor participación de esos en los procesos. El punto de inicio hasta el cliente final deja de ser una línea casi cronológica para ser más circular e iterativa. La capacidad de coordinación y reacción en ese contexto es básica. Volvemos, entonces, a la importancia que comentábamos de un equipo directivo conjunto e interactivo.

    La empresa gacela, ágil y rápida, está muy lejos de promover el trabajo desenfrenado de catorce horas por siete días a la semana. El ‘workaholism’ es algo que casa muy poco con la anhelada productividad en una empresa gacela. Cabe definir proyectos, marcar hitos, definir funciones y desarrollarlos en los tiempos marcados con el equipo. Si hay alguno que se apunta al ‘workaholism’ generará disfunciones en el propio equipo. Además, acabará siendo menos productivo, con menos energía para dedicarse a lo necesario, y el liderazgo del grupo quedará desacreditado. Nada que ver con una gacela.