Oportunidades en Empresa + Ciencia

18/04/2016
Hay que reducir la distancia entre el laboratorio y el mercado, acelerando la conversión de los resultados de la investigación en productos y servicios, y llevando la emprendeduría a los centros de investigación.

Además de innovar transformando sus modelos de negocio, para las innovaciones más incrementales, hay empresas que apuestan por la ciencia para conseguir innovaciones realmente disruptivas. Porque es a partir del descubrimiento de nuevos fenómenos físicos y sociales (la ciencia) que podemos idear muchos productos y servicios que no existían antes (la tecnología). Hay un gran interés por hacer más eficiente la transferencia de ciencia y tecnología entre centros de investigación y laboratorios (muchos de ellos en la universidad) y empresa.

No es ésta una tarea fácil de conseguir. Primero, mantener la investigación básica es fundamental, independientemente de su aplicabilidad a medio o largo plazo. Segundo, los centros de investigación tienen que mantenerse en la frontera para poder seguir optando a los programas de apoyo público, lo que puede alejarles de objetivos de investigación potencialmente útiles para las empresas. Tercero, en el caso de los centros tecnológicos, su atractivo para las empresas decae justo cuando consiguen la excelencia; su función no es estar en la frontera sino aportar la máxima eficiencia. Conseguir una combinación adecuada de investigación básica y aplicada requiere, además, que las empresas tengan bien identificadas sus necesidades de innovación.

Diferentes universidades en el mundo adoptan un nuevo modelo, que supera la mera comercialización de la propiedad intelectual (licencias y patentes) para pasar a crear un sistema de apoyo y aceleración de la emprendeduría en sus centros, apostando por el desarrollo de startups. Y por ser proactivos en la búsqueda de socios empresariales. Se trataría de crear un entorno nutriente para nuevas empresas de base científica y tecnológica.

En esta línea, se proponen diversos modelos. Así, por ejemplo, crear una estructura única para acelerar la conexión investigación-empresa. O construir una relación de largo plazo con una empresa especializada en la comercialización de propiedad industrial y en la inversión en empresas de base científica y tecnológica. O adoptar un rol activo para conectar a los emprendedores de la universidad con los inversores, conservando la universidad solo un pequeño porcentaje del capital y sin interferir en la gestión. O entregar gratuitamente a empresas la propiedad intelectual de los resultados de investigación en estado menos desarrollado, esperando recuperar la inversión en el futuro (easy-access IP model), de diversas formas indirectas.

En cualquiera de los casos, se evidencia la necesidad de que las unidades de transferencia de tecnología estén gestionadas por profesionales que conozcan “los dos lados de la ecuación”: la investigación y la empresa. Personas con formación científica y con experiencia empresarial, que actúen como verdaderos “managers” de los científicos, y que ayuden a las empresas a mapear sus necesidades de innovación.

Por su lado, las empresas, en especial las grandes, tienen un papel relevante en la propulsión de investigación en las universidades, centros y laboratorios, actuando como empresas tractoras. Lanzando retos atractivos; trabajando estrechamente (en los propios campus) con los grupos de investigación (collaborative research institutes); constituyendo empresas que atraen proyectos de investigación radicales, algunos de ellos en forma de patentes de difícil explotación; acudiendo a espacios de pregunta-respuesta donde miles de científicos están dispuestos a resolver un problema a cambio de un premio, desarrollando proyectos a medida de las necesidades de las empresas,
creando aceleradoras, etc.

Finalmente, la inversión pública en investigación básica sigue siendo fundamental, en especial a través de modelos de inversión a largo plazo. Y a través de la inversión en infraestructuras científicas y en distritos de la innovación, y en nuevos instrumentos de estímulo de iniciativas emprendedoras.