Oportunidades en Industria

25/04/2016
La importancia de la industria en el crecimiento económico de los países, y en la sostenibilidad de un modelo social estable, es reconocida de nuevo y emerge como un tema crítico en las agendas económicas de la próxima década.

Diferentes autores han sugerido que sin manufactura no hay clase media. Y sin clase media no hay estabilidad social. El rol de la manufactura es diferente en las distintas zonas del planeta. En los países en desarrollo la industria genera empleo y facilita el crecimiento económico. En los países desarrollados, la industria avanzada consume servicios más complejos, que estimulan la innovación para mejorar la calidad de las exportaciones. Aquí no es la industria en sí lo que genera empleo, sino los servicios avanzados conectados con una industria más sofisticada.
 

El los países desarrollados, el impacto de la industria en las exportaciones, innovación y productividad, es mayor de lo que le correspondería en términos de su contribución al PIB. La industria es relevante porque estimula más innovación que en servicios, y es la innovación lo que garantiza en el medio y largo plazo la competitividad de una economía. Esta evidencia conllevará que la competencia entre países para atraer inversiones en la industria se incremente.
 

Se dispone de poca evidencia demostrable sobre la “repatriación” de la industria (reshoring). El reshoring viene impulsado por nuevas tecnologías industriales (que hacen competitivas de nuevo a las plantas locales), así como por cambios geo-estratégicos en el acceso a recursos (como es el caso del abaratamiento del gas natural y el petróleo en Estados Unidos, consecuencia de la viabilidad económica de la explotación de las capas de  esquistosEl shale o roca de esquisto es una formación sedimentaria que contiene gas y petróleo. La característica definitoria del shale es que no tiene la suficiente permeabilidad para que el petróleo y el gas puedan ser extraídos con los métodos convencionales, lo cual encarece la explotación y hace necesaria la aplicación de nuevas tecnologías, el shale gas).

La manufactura ya no es la mera producción de objetos; los modelos de negocio evolucionan aumentando la proporción de ingresos que derivan de servicios prestados durante el uso de los productos. Más y más productos manufacturados vendrán “empaquetados” con servicios (sensores que aportarán datos para el mejor uso del producto, sistemas para garantizar un mantenimiento preventivo, mecanismos para el reciclaje final de los productos, etc.).

La próxima generación de innovación tecnológica estará muy ligada a la reinvención de los actuales procesos de producción ( industria 4.0Nuevo hito en el desarrollo industrial que se yergue sobre los recientes grandes avances tecnológicos con gran relevancia de las tecnologías que permiten la interconexión de todo con todo. La Industria 4.0, con cadenas de producción mucho mejor comunicadas entre sí y con los mercados de oferta y demanda, supone un cambio disruptivo en todos sus procesos desde la logística hasta la relación de las empresas con los clientes. La Industria 4.0 está comprometida con la sostenibilidad ambiental buscando el desarrollo de plantas industriales y generadores de energía más inteligentes y más respetuosos con el medio ambiente.). Las tecnologías de análisis de datos, simulación, robótica, nuevos materiales, impresión 3D, etc., cambiarán significativamente cómo fabricamos. La combinación IT x IT (tecnologías informáticas y tecnologías industriales) impulsará una industria más eficiente, productiva y rentable. Las microfactorías de producción limitada podrán ser tan competitivas como las factorías de producción masiva.

La industria también quedará afectada por la ola de inteligencia (smart everything). Las industrias serán organizaciones conectadas, que utilizarán el análisis de grandes cantidades de datos (big data) para responder rápida y eficientemente a las condiciones cambiantes del entorno, ofreciendo nuevos estándares de calidad a sus clientes.


Quizás el problema global más relevante sea la creciente falta de personas con las habilidades necesarias en este entorno de manufactura avanzada. La distancia entre lo que las universidades “producen” y lo que las empresas “precisan” aumenta en todo el mundo. 

La creciente competencia por el acceso a recursos materiales (materias primas, agua, energía, clima, personas) conlleva nuevas condiciones para las estrategias empresariales. Las estrategias para asegurar el acceso a energía a precios competitivos se convertirá en una prioridad fundamental de los países y de sus industrias. Y se demostrará la relevancia de la ciencia como forma de disruptar la dependencia de los materiales y los procesos actuales. La industria será tanto más competitiva cuando más sepa usar la ciencia aplicada como un motor de diferenciación.