Oportunidades en Medio Ambiente

11/04/2016
Es fundamental dar a la ciencia los recursos para estudiar y resolver los efectos nocivos para el entorno biofísico de las actividades humanas.

Cuando se analizan los grandes retos del futuro próximo, uno de los temas más polémicos, quizás por trascendental, es el del medio ambiente. Porque, aunque es obvio admitir que ninguno de los demás retos será relevante si la vida deja de ser posible en la Tierra, para algunos la evidencia científica sobre el impacto negativo de las actividades humanas en el planeta no es aún irrefutable. Quizás el problema reside en que aún se discute, en este campo, que haya una correlación clara entre las actividades humanas y los cambios en el medio ambiente.

Así, mientras que es cierto que no puede negarse la contaminación atmosférica de nuestras ciudades (en especial, en algunas grandes ciudades de Asia), la progresiva deforestación de grandes zonas del mundo, la reducción de las reservas pesqueras de los océanos, o el aumento de los residuos generados por un modelo lineal de consumo, hay quien sigue negando que estos hechos evidencien que la actividad humana sea la responsable, por ejemplo, de un cambio climático que pueda poner en riesgo al planeta.

Hay que dar a la ciencia la palabra (es decir, los recursos) para estudiar (y demostrar, en su caso) los efectos nocivos para el entorno biofísico de muchas actividades humanas (el impacto antrópico), y para que encuentre soluciones, mientras estemos a tiempo. La búsqueda y el desarrollo de soluciones a estos problemas, muchos de ellos de escala planetaria, pueden convertirse en una enorme fuente de oportunidades e implicar la combinación de la iniciativa privada con las políticas públicas.

Son muchos los retos encuadrables en este campo. El control y reducción de la contaminación atmosférica, generada por el uso intensivo de combustibles fósiles. El impacto de una agricultura intensiva en la degradación de los suelos fértiles. La consiguiente presión para producir alimentos suficientes, en calidad y cantidad, para unos nueve mil millones de habitantes para el 2050 (lo que algunos ya consideran superpoblación). La sobreexplotación forestal y su efecto en la transformación de los ecosistemas, la disminución de la biodiversidadTérmino por el que se hace referencia a la amplia variedad de seres vivos sobre la Tierra. La biodiversidad comprende la variedad de ecosistemas y las diferencias genéticas dentro de cada especie que permiten la combinación de múltiples formas de vida y cuyas mutuas interacciones con el resto del entorno fundamentan el sustento de la vida sobre el planeta.y la desertización del territorioEl impacto de la ingeniería genética en las cosechas y en la continuidad de nuestro acervo alimentario. La gestión de las limitadas existencias de agua dulce en el planeta, y las oportunidades y riesgos de la desalinización del agua marina. La mejora de las fuentes de energía renovable, así como la disminución del excesivo consumo de energía en las sociedades avanzadas. La restauración de las poblaciones marinas, tanto para la conservación de la calidad de los océanos como para su explotación razonable.

Asimismo, y de forma creciente, el progreso tecnológico induce nuevos problemas potenciales en la agenda medioambiental. Así, ya es un requisito inexcusable reconsiderar el flujo de residuos industriales entre los países avanzados y los más pobres del planeta (por ejemplo, los residuos generados por el consumo masivo de productos electrónicos). O la gestión de los residuos de las centrales nucleares, que debe extenderse a lo largo de décadas. O el control de la toxificaciónEl proceso de conversión metabólica en virtud del cual algunas bacterias y otros organismos patógenos producen toxinas en el medio en que viven aumentando su toxicidad. La toxificación humana es la introducción de productos tóxicos en la naturaleza. humana del medio ambiente causada por la introducción de sustancias tóxicas producidas artificialmente (toxicant agents). O nuevos potenciales problemas como la difusión de partículas nanotecnológicas en el ambiente. O el efecto del frackingTécnica de fracturación hidráulica para la extracción de gas natural de yacimientos no convencionales mediante la fracturación de la roca madre. Se trata de explotar el gas acumulado en los poros y fisuras de ciertas rocas sedimentarias estratificadas de grano fino o muy fino, generalmente pizarras o margas, cuya poca permeabilidad impide el movimiento del gas a zonas de más fácil extracción. Para ello es necesario realizar cientos de pozos ocupando amplias áreas (la separación entre ellos ronda entre 0,6 a 2 km) e inyectar en ellos millones de litros de agua cargados con sustancias químicas, para extraerlo. en las reservas de agua en profundidad.

Se deberán idear nuevas formas de tecnología agrícola que permitan mejorar las cosechas y reducir las pérdidas en las mismas. Tecnologías para visualizar y transformar enormes flujos de datos sobre el medio ambiente en acciones efectivas. O soluciones para reducir y capturar el CO2, inyectándolo en las capas profundas de la corteza terrestre. O definir nuevos instrumentos legales y de políticas públicas medioambientales a nivel nacional e internacional.