Oportunidades en Salud

21/03/2016
Habrá que diseñar y aplicar mecanismos para minimizar los costes económicos y sociales de la salud, y, en especial, para retrasar el envejecimiento (delayed aging).

Entre los cambios más notables de la próxima década destaca el aumento de la esperanza de vida de las personas. Un hecho, ya constatable en los países avanzados y en desarrollo, que presenta una elevada correlación con el nivel de ingresos de la población. Así, el aumento de la esperanza de vida varía entre países y, dentro de un mismo país, de acuerdo con la desigual distribución de la riqueza. 

Por otro lado, el envejecimiento de la población en los países ricos exigirá nuevas respuestas. Cambiará el concepto de vivienda, de barrio, incluso de ciudad (la gente vivirá en núcleos multipolares que permitan una mayor calidad de los servicios a la gente mayor), y se producirán cambios en la estructura laboral (quizás se trabajará durante más años, aunque con menor intensidad). Asimismo, se profundizará en la comprensión de la relación entre salud e infraestructuras (por ejemplo, en tratamiento de aguas, movilidad, educación o nutrición).

Pero la población del planeta está creciendo: se estima que será superior a nueve mil millones de personas en 2050 y la mayoría vivirá en ciudades. Habrá que multiplicar la producción de alimentos. Producirlos y distribuirlos requerirá una industria aún más compleja, de mayor valor añadido, y la ciudadanía será más consciente del coste de alimentarse. Muy probablemente, la parte del presupuesto de los ciudadanos dedicado a ello deberá aumentar significativamente.

Muchas enfermedades se cronificarán (condiciones hoy letales pasarán a tratarse como crónica). Con ello aumentará la proporción de los costes sanitarios debidos al tratamiento de personas en edades avanzadas. Evitar que los costes de esta nueva situación sean insostenibles exigirá más investigación (véase el caso del Alzheimer), nuevos productos y servicios, pero, sobre todo, nuevas formas de tratamiento, nuevas estructuras sanitarias, nuevas capas de profesionales, y mayor cultura sanitaria, orientada a la prevención y al cuidado de la salud individual. 

Se subrayará la relevancia de la calidad de vida durante el envejecimiento (el concepto de substantial health). Para ello, cada persona debe ser informada y “entrenada” en cómo mantener una salud razonable (alimentación, ejercicio, vida social y laboral, etc.). En especial, la persona debe conservar y desarrollar su “capital mental”: la salud física debe ir ligada a un equilibrio cognitivo y emocional. Emerge así la industria del envejecimiento saludable (healthy aging). 

En tecnologías de la información, se avanzará en la gestión de la información histórica de los pacientes (historia clínica). En los sensoresAparatos que detectan y responden a información de su entorno físico., que medirán diferentes variables de la persona a través de dispositivos “instalados” en el cuerpo (health wearables). Habrá que resolver aquí los problemas de privacidad. La robóticaRama de la tecnología que se dedica al diseño, construcción, operación, disposición estructural, manufactura y aplicación de los robots., que ya se utiliza en acciones quirúrgicas de precisión, plantea el reto de conseguir un nivel adecuado de coste-eficiencia en otras aplicaciones sanitarias más allá de la mera automatización de procesos. Y la biónicaLa biónica es la aplicación de soluciones biológicas a la técnica de los sistemas de arquitectura, diseño, ingeniería y tecnología moderna. La ingeniería biónica es una rama de la ingeniería que intenta hacer trabajar juntos sistemas biológicos y electrónicos para mejorar y/o extender las funcionalidades de los primeros, como ocurre por ejemplo en la creación de prótesis activadas por los nervios o en la creación de brazos robóticos controlados por una señal biológica. progresará.

La información recogida a distancia mediante el seguimiento de miles (o millones) de personas, a través de móviles, sensores y aplicaciones (apps) permitirá combinar las medidas de sus variables personales instantáneas con los datos de su comportamiento, posibilitando la investigación médica y sanitaria a una escala hasta ahora desconocida. El seguimiento de la genómicaEl conjunto de ciencias y técnicas dedicadas al estudio integral del funcionamiento, el contenido, la evolución y el origen de los genomas (la totalidad de la información genética que posee un organismo o una especie en particular). Es una de las áreas más vanguardistas de la biología. La genómica usa conocimientos derivados de distintas ciencias como la biología molecular, la bioquímica, la informática, la estadística, las matemáticas, la física, etc., la epigenéticaEstudio de las interacciones entre genes y ambiente que se producen en los organismos. En el caso humano los resultados científicos indican que varios tipos de cáncer y otras tantas patologías cardiovasculares, neurológicas, reproductivas e inmunes no son manifestaciones directas del código genético único de cada individuo sino de la interacción del individuo (y por ende de su material genético) con el entorno. El ambiente y las experiencias vividas modifican (marcan) el código genético de los individuos (marca que se transmite a sus descendientes) acelerando, retrasando o inhibiendo la manifestación en ellos de ciertas enfermedades y patologías., y los marcadores proteómicosProteínas que forman parte del “proteoma” (fusión de “proteína” y “genoma”) de una persona y que permiten diagnosticar una enfermedad o pronosticar su evolución. El proteoma es la dotación completa de proteínas producidas por un organismo o sistema, la cual puede cambiar a lo largo del tiempo y debido a causas como el estrés entre otras. y metabólicos de grandes grupos de personas abre un gran espectro de nuevas posibilidades para la investigación biomédica. Se inicia, así, el campo del fenotipoCualquier característica o rasgo observable de un organismo, como su morfología, desarrollo, propiedades bioquímicas, fisiología y comportamiento. El fenotipo es función del resultado de la interacción del genotipo único del individuo con el ambiente físico en el que éste se desarrolla y de las experiencias que vive. humano (human phenotyping). 

La medicina personalizada (tailored medicine) permitirá tratamientos individualizados a partir del análisis de la máxima información genética de cada persona. El reto principal consistirá en integrar la información genética personal con los datos clínicos hoy disponibles (la armonización de los datos). 

En los países en desarrollo son muchos los retos sanitarios, como la promoción de la higiene, la mejora de la nutrición, el acceso a agua potable, o la reducción de hábitos nocivos como fumar, con el objetivo de hacer accesible la salud a la “base de la pirámide”. 

Todo ello desde la esperanza de que no se produzcan instancias de epidemias globales de consecuencias imprevisibles (como la en su día anunciada de la gripe aviar), o de que, en caso de que se produzcan, los sistemas sanitarios sean capaces de enfrentarse eficazmente a ellas.