De la prueba de concepto al MVP

AcceptMission


La prueba de concepto es uno de los elementos que determinan el desarrollo de un proyecto de innovación en las empresas. Indica la posibilidad de avance, de modificación o de la supresión del proyecto. Es la primera prueba casi tangible para validar que el concepto ideado tiene factibilidad, viabilidad y capaz de abordar la necesidad detectada. Ahora bien, hay también el prototipo y el producto mínimo viable.

En este artículo se exponen las capacidades de cada uno de esos tres elementos, y cómo se diferencian en el proceso de innovación. El prototipo es ya la tangibilización avanzada de la prueba de concepto, para ser testada en grupos reducidos de clientes. El producto mínimo viable es ya un producto que puede salir al mercado con características y funciones básicas para poder salir a mercado y probarlo allí directamente.