En tiempos inciertos, la mejor estrategia es la adaptabilidad

Michael Mankins


Las empresas de todo el mundo trabajan con la ilusión de que la clave de una gran estrategia es tener una buena gestión del futuro. Pero el meteorólogo Edward Lorenz demostró que las pequeñas diferencias pueden tener consecuencias masivas o ninguna, lo que significa que, a menos que tenga una imagen perfecta y completa de las condiciones existentes, es imposible pronosticar el futuro con precisión.

En cambio, aconseja Michael Mankins de Bain, las empresas deberían centrarse en estar más capacitadas para hacer frente a los cambios inesperados. Para la estrategia, eso implica inculcar una mentalidad adaptativa entre los gerentes, incorporar flexibilidad a las operaciones y crear planes dinámicos.