El buenismo en el negocio

jueves 8 de febrero del 2024
En momentos de transici贸n e incertidumbre sobresalen mecanismos a veces latentes. El buenismo es uno de ellos. Para el liderazgo, es positivo y dispone de oportunidades. Debe aplicarse de forma equilibrada.


Priorizar la 茅tica y la responsabilidad social en la gesti贸n de una empresa, los equipos y los proveedores son la base del buenismo en los negocios. Aplicar esas pr谩cticas, m谩s all谩 del beneficio econ贸mico inmediato, mejoran la reputaci贸n y las relaciones con el ecosistema. Esa realidad implica tambi茅n un equilibrio necesario con una gesti贸n rentable.

Hay momentos en los que el buenismo sobresale. Actualmente existen factores que pueden determinarlo. El cambio clim谩tico, el reposicionamiento geopol铆tico mundial, o las crecientes desigualdades econ贸micas suponen retos y algunas dudas en las organizaciones. Si a ello le a帽adimos el debate de la rehumanizaci贸n del trabajo con la incorporaci贸n definitiva de la Inteligencia Artificial, esas dudas se multiplican.

Ante ello, ese concepto de buenismo sobresale. Ser 茅tico y responsable en la estrategia empresarial y con los equipos refuerza la solidez de la cultura empresarial. Los valores compartidos y la transparencia interna y externa ayudan, en definitiva, a potenciar la capacidad de los equipos. Los resultados terminan en positivo a largo plazo para la empresa.

De todos modos, esta realidad debe combinarse con el realismo de las operaciones de la empresa. La competitividad y la rentabilidad de cualquier actuaci贸n debe tenerse en cuenta. Hay l铆mites a considerar.

Toda acci贸n enfocada en la gratitud hacia el otro debe ser genuina y cre铆ble. Si se vislumbra que se hace como una simple campa帽a de imagen, se pueden socavar las relaciones. Al final, la organizaci贸n saldr谩 perjudicada porque los objetivos pasar谩n a segundo t茅rmino.

Esas acciones tampoco deben estar relacionadas con incentivos financieros. El 鈥測o soy bueno contigo 鈥 tu mejoras tu predisposici贸n gracias a ello 鈥 yo te recompenso鈥 termina por ser una arma de doble filo. Al final, puede no quedar claro si la acci贸n de buenismo y la reacci贸n del otro son aut茅nticas.

A su vez, la actitud buenista tiene que enfocarse con una visi贸n de beneficio colectivo. En el momento en el que se hace part铆cipe a todo el colectivo de las capacidades 茅ticas y de responsabilidad, todo el mundo dispone de herramientas para activar el valor a la empresa.

En todo ese proceso se consigue consolidar culturas en la propia organizaci贸n que conducen hacia el 茅xito. Los equipos se integran. Los valores y los objetivos est谩n alineados. El liderazgo camina hacia una comunicaci贸n transparente que involucra a todos los miembros de cada equipo y del colectivo.

Ante la incertidumbre, la empresa debe apostar por un buenismo efectivo que sea capaz de resolver los desaf铆os existentes y que facilite el impulso de los objetivos empresariales.